“Una criada en Líbano” …

OIT EnLínea No. 18, Jueves 13 de abril – “Una criada en Líbano”: proteger los derechos de los trabajadores migrantes ( email ):

Impulsadas por la pobreza extrema en sus países de origen, miles de trabajadoras migrantes se dirigen cada año hacia los Estados Árabes para ganar un dinero que les permita mantener a sus familias. No siempre lo encuentran. “Una criada en Líbano”, la película */ dirigida por Carol Mansour, patrocinada por la Caritas Sueca, la Embajada de los Países Bajos en Beirut y la OIT, retrata el riesgo que estas mujeres toman cuando deciden dejar sus familias e ir a trabajar al Líbano.

BEIRUT, Líbano (OIT EnLínea) – Desde 1973, más de 100.000 mujeres migraron desde países más pobres para trabajar detrás de las puertas cerradas de las casas de sus empleadores libaneses. Algunas realizan sus sueños, otras se encuentran en un aprieto financiero y emocional.

Algunas empleadas domésticas, como Nirosha, tienen empleadores amables que las tratan bien al pagar sus servicios. En estos casos, los trabajadores domésticos migrantes pueden ahorrar dinero y regresar al país de origen. “Voy a extrañar a la señora”, dice Nirosha, “ella me dio todo”.

Pero no es el caso de Vimala, una mujer de Sri Lanka filmada en la película entre sollozos, víctima de violencia. “Cuando comenzaron a cortar mi cabello, les supliqué: ‘Péguenme más, pero no me corten el cabello’”, dijo.

Trabajadoras domésticas como Vimala y Nirosha escaparon de la pobreza extrema en la que viven muchos habitantes de Sri Lanka que provienen de pequeñas aldeas a cientos de kilómetros de la capital Colombo. “Las aldeas de donde venimos son pobres y no tienen agua corriente ni electricidad”, explica en la película un habitante de Sri Lanka.

Como en muchos otros países estas mujeres no están protegidas por las leyes locales. Con frecuencia son víctimas de maltratos bajo la forma de falta de retribución salarial y en algunos casos de abuso mental, físico y sexual.

“Los periódicos libaneses con frecuencia llaman la atención de la opinión pública sobre las trabajadoras domésticas que han sido víctimas de abusos por parte de sus empleadores. Los medios de comunicación pueden jugar un papel importante en el aumento de la toma de conciencia sobre el derecho de los trabajadores a condiciones de trabajo decente”, comentó Simel Esim, Especialista de Género de la Oficina Regional de la OIT para los Estados Árabes en Beirut.

Durante los últimos años, la OIT ha abogado para que sean reconocidos los derechos de los trabajadores domésticos migrantes por los gobiernos de la región.

“La promoción de las normas internacionales del trabajo que salvaguardan los derechos de los trabajadores es un tema clave desde la perspectiva de la OIT. Con frecuencia esta protección es inexistente en toda la región, y en los países donde han sido adoptadas las normas de trabajo, estos trabajadores ignoran sus derechos”, explicó Simel Esim.

Según Simel Esim, “es crucial que los medios de comunicación estén de nuestra parte cuando promovemos los derechos de los trabajadores, en especial los derechos de los trabajadores migrantes. Pero con frecuencia los medios sostienen el escepticismo social hacia los trabajadores extranjeros, lo cual hace nuestro trabajo aún más difícil. Por eso una parte importante de nuestros esfuerzos están orientados a reforzar la capacidad de los medios para abordar el tema de los derechos y la dimensión de género en los asuntos laborales”.

La región Árabe recibe grandes flujos de trabajadores migrantes desde Asia Oriental y Sudoriental, y en las últimas tres décadas, también desde África. La mayoría de las trabajadoras migrantes terminan en el servicio doméstico. Las agencias de empleo son con frecuencia su primer punto de contacto.

“Uno de nuestros objetivos es sensibilizar a las agencias sobre los derechos de los trabajadores e incluirlas en las discusiones sobre posibles cambios en las políticas laborales nacionales”, dijo Simel Esim.

Tras una solicitud del Ministerio del Trabajo libanés y en cooperación con este organismo y con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer y el Centro Migantes de la Caritas del Líbano, la OIT organizó recientemente un taller nacional de sensibilización sobre la situación de las trabajadoras domésticas migrantes con el objetivo de individualizar posibles medidas para abordar las dificultades que enfrentan. De este taller surgieron sugerencias como la introducción de un contrato de empleo normalizado para todos los trabajadores domésticos que puede ser promovido por las agencias de empleo en todo el país y la distribución de folletos que informen sobre sus derechos como trabajadores.

Basado en estas recomendaciones, el Ministerio de Trabajo libanés emitió un decreto que establece un Comisión de alto nivel para revisar la Ley nacional del trabajo, elaborar un contrato unificado para trabajadores domésticos y producir un “folleto de derechos y responsabilidades” para esta categoría de trabajadores para finales de mayo de este año. La Comisión trabajará además en un plan bienal de acción entre junio y julio 2006.

“Una vez que se institucionalice la emisión de contratos normalizados para todos los trabajadores migrantes por parte de las agencias de empleo, y que estos contratos estén registrados en una base de datos nacional, las autoridades nacionales respectivas estarán mejor equipadas para investigar las denuncias y mediar entre empleados y empleadores”, explicó el experto de la OIT.

El incremento del número de trabajadoras domésticas migrantes en la región podría estar asociado con el acceso a la educación superior por parte de un número mayor de mujeres árabes y una disminución en el nacimiento de niños. Una cuestión clave que la OIT está investigando es en qué medida el trabajo de las empleadas domésticas migrantes tiene un impacto en la participación de las mujeres árabes en la fuerza laboral.
… proteger los derechos de los trabajadores migrantes:
Según Simel Esim, “muy pocas trabajadoras están organizadas. Sumadas al gran número de mujeres trabajadoras migrantes en la región que no forman parte de una organización sindical, enfrentamos un enorme reto al tratar de proveer soluciones para mejores condiciones de empleo”.

“A través de las historias de trabajadoras domésticas que llegaron desde Sri Lanka, la película pone en evidencia la necesidad de políticas nacionales e internacionales para proteger los derechos de los trabajadores migrantes y de sus familias en Líbano y en todo el mundo árabe”, concluyó.

* Maid in Lebanon, dirigida por Carol Mansour, forward productions, Beirut;

Comments are closed.